Entrevista al nuevo Gerente de Cruces
Agosto 16, 2009 · Noticia en HOSPITAL DE CRUCES

Afronta su nueva etapa al frente del complejo sanitario más importante del País Vasco con «mucha ilusión» y un objetivo muy claro: «modernizar el centro»

Gregorio Achútegui Basagoiti (56 años) dirige desde hace un mes el hospital de Cruces, el complejo sanitario más importante del País Vasco. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra, el médico y abogado vizcaíno se estrena en el cargo con dos frentes abiertos: la gripe A y el ambicioso proyecto de ampliación del hospital. Unas obras que no están exentas de polémica después de que una fresadora que trabajaba en la construcción de uno de los nuevos edificios del complejo perforase una bóveda del metro.
-¿Cómo es posible que nadie se percatase de que el suburbano pasaba por debajo del solar en obras?
-Al parecer, no ha habido la comunicación suficiente entre el Ayuntamiento de Barakaldo y la dirección de obra. Desconozco si la ingeniería (Idom) sabía que pasaba el metro. Quizá pensaron que el túnel estaba más lejos. Lo cierto es que los responsables municipales no disponían de los planos a la hora de dar la licencia para saber si los trabajos podían afectar al metro. Ha habido un fallo y ahora estamos en la fase de minimizar las consecuencias del error. Ya hemos conseguido que nos concedan la autorización para reanudar las obras de la parte que no toca el metro.
-Osakidetza se comprometió hace unos días a revisar el diseño. ¿Va a haber algún cambio?
-No. Como mucho, la última planta de garaje perderá algunas plazas.
-El proyecto de ampliación del hospital es anterior al nuevo Gobierno vasco. ¿Se va a mantener?
-Más o menos. En este momento, tenemos tres grandes obras en marcha. Una de ellas es la ampliación del edificio de la izquierda, que afecta a la disponibilidad de camas de hospitalización. Se trata de un proyecto correcto que asumimos plenamente. Y la ampliación de Urgencias -se atiende a una media de 589 personas al día- también parece necesaria.
-Desde luego, ha quedado demostrado en muchas ocasiones que el servicio se ha quedado pequeño.
-Pero es lo máximo que vamos a poder crecer, porque llegamos al aparcamiento. Tenemos una limitación física. Este proyecto también está bien planteado, así que seguiremos adelante. La tercera gran obra es la construcción del edificio en el que se van a agrupar los servicios de laboratorio. Al margen de que creo que se trata de un proyecto correcto, revisaremos alguno de los usos que estaban previstos porque entendemos que el edificio se puede quedar un poquito justo. Se han metido demasiadas cosas.
-¿Se mantiene la construcción del helipuerto?
-Sí. Estará ubicado en la terraza del nuevo bloque de hospitalización. Ya está adjudicado y empezará a funcionar a finales del año que viene.
-Su antecesor en el cargo reconoció que Cruces se había quedado «pequeño». ¿Comparte su opinión?
-Efectivamente es un poco pequeño para la demanda que soporta. Pero también es cierto que ha habido una falta de previsión por parte de los responsables sanitarios al no poner los recursos necesarios para atender a los pacientes que visitan Cruces. Estoy hablando del famoso hospital de la margen derecha.
-¿Entiende que es necesario construir un hospital más ambicioso que el equipamiento proyectado por el anterior consejero en Urduliz?
-Un hospital no es un dispositivo que se haga cada dos días. De hecho, la comunidad sigue funcionando con los mismos centros que le fueron transferidos en su día. No se ha hecho ninguno nuevo. El de Urduliz sería el primero. Por eso es necesario construir un hospital que tenga una vida de cuarenta o cincuenta años. En ese sentido, el proyecto de Urduliz me parece un poco justo. Necesita una revisión al alza.
-Hablaríamos entonces de construir un gran centro hospitalario.
-Sí. Yo creo que necesitamos una dotación de camas de agudos para usos secundarios del hospital.
«Falta de inversión»
-Cruces funcionaría como centro de referencia para grandes operaciones...
-...Y unidades muy especializadas, y Urduliz se quedaría para el día a día hospitalario. Sólo que como hablamos de una comarca con un gran potencial de crecimiento tendríamos que hacer un traje que además de valernos para ahora nos sirva para los próximos cincuenta años.
-Txagorritxu prevé ampliar las Urgencias con prefabricados para afrontar la gripe A. ¿Se va a hacer lo mismo en Cruces?
-No. Lo que hemos hecho es mantener abierta una de las plantas de hospitalización que se cierran en verano para destinarla a posibles casos de gripe.
-¿Es suficiente?
-Sí. Lo primero que hay que dejar claro es que la gripe no es un problema hospitalario. Sólo requieren de un ingreso los pacientes que tienen factores de riesgo añadido. El resto, está mejor en casa.
-En cualquier caso, ¿cómo se está preparando el hospital para afrontar una posible epidemia?
-Hemos puesto en marcha una comisión hospitalaria específica, además de seguir los protocolos recomendados por el Departamento y el Ministerio de Sanidad. También hemos analizado la incidencia en el hospital desde una doble vertiente: la posible afectación de la enfermedad a otros pacientes ingresados y a nuestro propio personal. La comisión se reúne periódicamente -lleva tres reuniones con sus actas correspondientes- para tomar decisiones sobre cómo identificar los casos de gripe, las analíticas, a quienes se aplica el tratamiento...
-Las Urgencias se colapsan todos los inviernos. Este puede ser un caos.
-Las urgencias atienden a personas que vienen a consulta de forma no programada. Luego, tienen unas esperas superiores a las de un paciente que acude a una consulta normal. Vamos a analizar la demora en la atención para tratar de reducirla al máximo. Otra cosa es el paciente que está diagnosticado y necesita un ingreso. En ese caso, el problema no es la espera, sino que pueda ser trasladado a planta. El índice medio de ocupación es del 85%.
-Los propios médicos han denunciado la falta de coordinación entre la atención primaria y la hospitalaria.
-Estamos trabajando para mejorar la comunicación. Lo que pasa es que todavía no disponemos en toda la red de la historia clínica electrónica única. En ese sentido, Cruces ha tenido mala suerte porque somos los últimos en la lista.
-¿Pese a ser el centro sanitario de referencia del País Vasco?
-Precisamente por serlo. Los problemas se van resolviendo de más fáciles a más complicados.
-Afronta la gerencia en plena crisis económica. ¿Se dedica suficiente dinero a los centros sanitarios?
-Este hospital tiene suficiente dinero para su funcionamiento, lo que ocurre es que no se ha invertido lo necesario para su modernización. Tiene carencias de infraestructura.
-¿Quiere decir que se ha quedado obsoleto?
-Le pongo un ejemplo. Una política de este hospital es remodelar una planta de hospitalización cada año. Me parece perfecto, pero como tenemos tantas para cuando hemos terminado la última, las primeras se han quedado antiguas. El hospital ha mejorado, pero hay condiciones de hostelería que no están bien.
-¿Cruces tiene nivel suficiente para estar entre los veinte mejores centros del sistema sanitario nacional?
-Por actividad, sí. El problema es que esa actividad no se desarrolla en las mejores condiciones desde el punto de vista de los recursos. Las instalaciones de la Unidad de Quemados, por ejemplo, se han quedado obsoletas pese a que el servicio es francamente bueno.
-¿Qué medidas va a tomar?
-Revisaré en qué unidades de referencia estamos un poco por debajo de los niveles mínimos exigibles para invertir en su modernización, mientras que en hospitalización pretendo hacer un diagnóstico de la situación actual para ver qué reformas serían más necesarias.
-Se presenta un fin de año complicado. A las obras de ampliación hay que sumarle la gripe y un más que posible conflicto laboral por la firma del nuevo convenio.
-Cruces no tiene como misión negociar con el personal sus condiciones laborales.
-Pero las consecuencias pueden afectar al funcionamiento del centro.
-La gente es suficientemente responsable y sabe hasta dónde puede forzar las cosas en el sistema sanitario. Confío plenamente en la responsabilidad del personal y de los sindicatos como para creer que no vamos a tener ningún contratiempo. Y en cuanto a las obras, puede surgir algún problema puntual en Urgencias. No tanto en el servicio, como en los accesos.

Fuente El Correo
Tags: