Cruces planta para enfermos de gripe
Agosto 26, 2009 · Noticia en HOSPITAL DE CRUCES

Hospitales vascos suspenderán operaciones programadas si la gripe A se dispara.

Osakidetza suspenderá las operaciones no urgentes programadas en los hospitales públicos y destinará las camas liberadas por esa medida a los afectados por la gripe A. La decisión forma parte del protocolo de actuación diseñado por el Departamento vasco de Sanidad para contener la previsible saturación de los servicios en la fase más aguda de la pandemia, prevista para este otoño-invierno.

Así mismo, entre la batería de medidas que baraja poner en práctica la consejería de Rafael Bengoa se contempla la creación de salas de espera específicas para los posibles afectados por la enfermedad que acudan a los hospitales públicos. Si el número de casos se incrementara, Osakidetza usará dependencias destinadas a consultas y exploraciones como salas de atención. En la hipótesis más extrema, Sanidad tiene previsto habilitar incluso como salas de espera zonas hoy destinadas a velatorios en algunos hospitales, espacios que acogerían a médicos y enfermeras en la crisis.

En el extenso trabajo de previsión planeado por Osakidetza ante la amenaza de la gripe A se han pautado las áreas de ingreso para los enfermos. En primer lugar serán hospitalizados en Neumología. De saturarse el servicio, los nuevos pacientes ocuparían las camas de Medicina Interna y, más adelante, las diferentes unidades de hospitalización. En último término, se pondrían a disposición de los afectados las camas de los servicios de cirugía, una vez suspendidas las operaciones programadas.

'Planta de catástrofes'

Desde hace días, el hospital de Cruces ha habilitado una planta específica (la tercera, de Traumatología) para atender a los enfermos de gripe A. El único hospital vasco que cuenta con camas de reserva ante emergencias es el de Galdakao. Su décima planta acoge la llamada 'planta de catástrofes', dotada con unas 50 camas. Fue creada en 1997 para atender a las víctimas de grandes siniestros o accidentes masivos. No obstante, el colapso hospitalario provocado por la gripe en enero de 2005 obligó a la apertura de la planta.

Otra de las medidas que baraja Sanidad es la prórroga hasta septiembre y octubre de los contratos temporales del personal que finaliza su vinculación laboral este mes y la supresión de libranzas en algunos servicios. Osakidetza prevé también contratar a nuevos profesionales para cubrir la previsible demanda provocada por la pandemia. Del mismo modo, y siempre en la hipótesis de mayor incidencia de la gripe, las direcciones de los hospitales públicos recolocarán a los profesionales que se queden sin tarea debido a la supresión de servicios o intervenciones. En caso necesario, los hospitales suspenderían también las consultas programadas.

Los distintos departamentos de Osakidetza y de los hospitales públicos vascos multiplican esta semana sus reuniones y contactos para poner a punto la estrategia de combate frente a la pandemia. Algunos profesionales recién jubilados han sido ya contactados y reclutados por el Servicio Vasco de Salud para que, en caso necesario, regresen a los centros donde prestaban sus servicios y se sumen a los efectivos que se enfrentarían a una previsible avalancha de pacientes.

«Amenaza para la nación»

La Casa Blanca alertó ayer sobre la posible expansión de la gripe A en Estados Unidos. Según los cálculos de la presidencia, la pandemia podría provocar la hospitalización de 1.800.000 personas y la muerte de unas 90.000 en el país, el doble de los fallecimientos causados por la gripe estacional en un año. Entre 60 y 120 millones de personas podrían contagiarse por el virus H1N1 en Estados Unidos, según el Consejo Asesor para la Ciencia y la Tecnología. Los expertos han calificado la gripe A de «seria amenaza para la nación, que va a poner a prueba cada aspecto de nuestro sistema sanitario».

De trasladar a España las previsiones estadounidenses, nuestro país podría sufrir 16.000 muertes a consecuencia de la gripe A, de las que unos 800 serían de residentes en el País Vasco. Cada año fallecen en España a consecuencia de la gripe estacional unas 8.000 personas. Los especialistas subrayan que la gripe habitualmente debuta en Gran Bretaña y pasa, pocas semanas después, a la Península, un patrón que se está cumpliendo también respecto a la gripe A. 

Fuente El Correo

Tags: ,