Un joven entre la vida y la muerte
Mayo 21, 2009 · Noticia en HOSPITAL DE CRUCES

J. R.B.B., de 29 años, se debate entre la vida y la muerte en el hospital de Cruces por una intoxicación aguda por ingesta de setas venenosas.
El joven, de origen sudamericano y vecino de Zarautz (Guipúzcoa), permanece ingresado en Anestesia de Reanimación, una unidad de enfermos críticos, con pronóstico grave, según confirmaron ayer fuentes del centro médico vizcaíno. Después de varios días de estancia en Urgencias, donde se le sometió a un tratamiento intensivo con paracetamol, los médicos decidieron cambiar el medicamento ya que el paciente no mejoraba. El envenenamiento le ha afectado tanto al hígado que ayer se barajaba la posibilidad de que fuera necesario un trasplante del órgano.
Las mismas fuentes no pudieron precisar qué variedad de seta había ingerido J.R.B.B., ni si la había recogido en el monte, en plena temporada primaveral, o la había comprado. Existen 5.000 tipos distintos de hongos, 3.000 de ellos presentes en Europa. Entre 50 y 70 son tóxicos, y media docena mortales. «La mayoría de los casos de intoxicación mortal los causa la famosa 'Amanita phalloides'», explica Santiago Mintegi, director del Observatorio Toxicológico de la Sociedad Española de Urgencia de Pediatría, que ejerce como médico en el hospital de Cruces. «Las setas son un alimento excelente si uno sabe lo que está comiendo. Lo normal es que no pase nada, pero pueden resultar tóxicas e incluso mortales», alerta el experto.
Síndrome delirante
«En España se consumen 42 millones de kilos de setas al año y se registran entre 200 y 400 envenenamientos, la mitad de ellos banales», mantiene el especialista. En el otro 50% de los casos, los intoxicados sufren diarreas, vómitos, y rara vez terminan en muerte.
También pueden dejar graves secuelas como ceguera o fallos hepáticos. «La incubación dura entre seis y doce horas». A partir de ese momento aparecen los primeros síntomas, desde el «síndrome delirante, conocido como la borrachera con setas, diarreas... afecciones al hígado y al riñón, y es posible que hasta la muerte», advierte Mintegi.
Como consejo, el director del Observatorio Toxicológico invita a quien vaya al monte a recoger setas para después cocinarlas, que «antes de comerlas, consulte con una persona experimentada, para evitar llevarse un susto grandísimo». «La seta es extraordinaria, pero a veces te intoxica y rara vez te puede matar», concluye.
En septiembre de 2007, una veintena de personas, entre ellas algunas menores de edad, fueron hospitalizadas en San Sebastián tras ingerir setas venenosas. Algunos de los afectados, que sufrían molestias estomacales e intestinales, habían recogido unos hongos tóxicos en Navarra confundiéndolos con otra variedad.

Fuente El Correo

Tags: