Cruces es un gran hospital
Mayo 31, 2009 · Noticia en HOSPITAL DE CRUCES

Deja su cargo como gerente del mayor centro médico del País Vasco para incorporarse a la Corporación Mondragón

Mikel Álvarez ha decidido dar un vuelco profesional a su vida. Después de cuatro años al frente del mayor hospital de la red pública vasca, se pasa a la empresa privada. Militante del PNV, reconoce que el cambio de Gobierno «ha sumado» en la decisión.
-¿Se va o le echan?
-Me voy.
-¿Por qué?
-Llevo mucho tiempo en Osakidetza y considero que es un buen momento para iniciar una nueva etapa. Soy microbiólogo de formación, pero la mayoría de mi desarrollo profesional (16 años) ha sido como gestor hospitalario. Estoy en un momento de mi vida en que me apetece un tipo de actividad más reflexiva y el Grupo Mondragón me ha dado la oportunidad de llevar a cabo un proyecto muy interesante en el campo de la salud.
-¿El cambio de Gobierno ha precipitado su decisión?
-Digamos que ha sumado a mi decisión. Aunque estoy convencido de que el nuevo consejero va a hacer todo lo posible por mejorar el sistema público, creo que no me sentiría del todo cómodo. No porque esté en contra del modelo asistencial que propone Rafael Bengoa, sino porque milito en el Partido Nacionalista Vasco.
-Dice que su decisión la había tomado antes de las elecciones, pero su nombre ha estado en todas las quinielas para ser el consejero de Sanidad en caso de que Ibarretxe volviese a Ajuria Enea. ¿Hubiese aceptado la propuesta?
-Yo creo que eso siempre han sido cábalas, porque lógicamente el gerente del hospital de Cruces tiene una presencia muy pública. Ahora bien, si me tocase dar un paso al frente en una actividad política, habría aceptado la responsabilidad que se me pidiera.
-¿Pero se lo llegaron a plantear?
-No. De todas formas, no estaba en mi programa personal pasar a una actividad tan política. Soy un hombre de perfil más técnico.
-El nuevo consejero mantiene que el modelo asistencial vasco se ha quedado «obsoleto» y que no responde a las necesidades de los usuarios. ¿Comparte la opinión de Rafael Bengoa?
-No, en cuanto a la palabra obsoleto.
-También dijo que estaba «empantanado».
-'Empantanados' es un muy buen artículo escrito por el consejero en el que habla de la necesidad de formar líderes con el que estoy totalmente de acuerdo. No así con la idea de que el modelo asistencial se haya quedado obsoleto. Los cambios en el sector de salud son lentos y creo que lo que se ha hecho en los últimos años ha sido muy importante para la sanidad vasca.
-¿Pero ha sido suficiente?
-Nunca lo es. Lo que hay que hacer ahora es reflexionar sobre el actual modelo sanitario. Todos los sistemas de salud nos hemos centrado en la accesibilidad y en las listas de espera. Conseguir que el paciente llegue y llegue a tiempo.
«Seamos humildes»
-Sin embargo, la demora en la atención sigue siendo una de las principales quejas de los usuarios.
-Lógicamente, porque es la más importante. Yo creo que hemos avanzado mucho en las listas de espera quirúrgica y no tanto en la de consultas y pruebas complementarias. Pero eso no quita para que el modelo sanitario pueda basarse únicamente en el concepto de accesibilidad. También hay que mejorar aspectos como la comunicación con el paciente, el trato...
-Insisto en que las encuestas revelan que los usuarios están cada vez menos satisfechos con la atención que se les presta.
-Las encuestas de hospitalización no tienen prácticamente modificaciones. El usuario hace muchos años que está satisfecho. De hecho, el servicio sanitario es lo mejor valorado por los vascos, pero también por los extremeños, los catalanes o los andaluces. Seamos humildes. No somos diferentes. Todos estamos en niveles parecidos.
-Cruces se enfrenta en los próximos años a una de las reformas más ambiciosas. ¿Está al límite de su capacidad?
-El diseño que hemos hecho en la última legislatura de lo que va a ser Cruces no le va a permitir ir mucho más allá en cuanto a edificación y prestación de servicios adicionales. En todo caso, lo que va a tener que hacer es vaciar algo de su actividad. Tenemos un boceto precioso para construir un hospital de 140 camas en Urduliz, que dependerá de los que decida el nuevo director general de Osakidetza.
-Pero ese «boceto precioso» puede quedarse precisamente en eso. ¿Cree que es necesario un hospital de agudos en la margen derecha?
-Claro que es, pero no al nivel de Cruces o Basurto. Es necesario un hospital con unos servicios básicos para absorber la actividad de una población de unos 100.000 habitantes. El concepto es un centro de alta resolución con parte de hospitalización, porque Cruces se ha quedado pequeño.
-¿Le afecta la falta de médicos?
-Ahora, no. Hay algún momento puntual en verano que quizá hemos tenido escasez de enfermeras o algún especialista. Yo no creo que estemos en una situación de deficiencia de profesionales médicos abrumadora. Lo que, seguramente, tendremos que hacer es desarrollar el colectivo de enfermería haciéndole más partícipe de la actividad asistencial. Van a tener un papel crucial en la salud del país, pero no sólo en los hospitales. También en las casas de los pacientes. El domicilio se va a convertir en un nuevo centro de salud.
-Cruces está entre los veinte grandes hospitales del sistema nacional por los servicios que presta. ¿De qué está más satisfecho?
-Del nivel de comunicación que hemos conseguido. En un colectivo de 5.000 trabajadores, comunicar las estrategias, las actividades, lo que hacemos y llegar a las personas para que la gente se sienta partícipe de una empresa es muy importante. Nuestra hoja de ruta ha estado marcada en esa línea.
-¿Se gasta suficiente en Sanidad?
-Nunca se gasta suficiente, pero como somos una sociedad responsable tenemos que ser conscientes de que no podemos gastarlo todo en nosotros. Que también está la educación, los medios de transporte.... Hay una cantidad de bienes sociales que tenemos que equilibrar. Por tanto, aceptamos totalmente que los presupuestos que tenemos son los mejores que podemos conseguir. Estos últimos años hemos tenido unos crecimientos del 10% anuales, lo que nos ha permitido incorporar una cantidad de personas y recursos materiales muy importantes. Así y todo, estamos distanciados de países con los que estamos más cerca en otras cuestiones.

Fuente El Correo Digital

*hospital de cruces

Tags: , ,